Se ha producido un error en este gadget.

martes, 25 de abril de 2017

EL NODO NORTE EN LEO PARA VENEZUELA: VALENTÍA, VOLUNTAD, VICTORIA




En la Edad Media existían los feudos que eran monarquías heredadas que daban concesiones a cambio de prestaciones políticas y militares a sus vasallos a través de un juramento de fidelidad. Era una sociedad jerárquica en donde en la base de la pirámide estaban los siervos, campesinos, quienes estaban atados a la tierra y se compraban o vendían junto con ella. Seguidamente estaban los caballeros, obispos, señores y abades. Poco más arriba se encontraban los duques, condes y altos prelados, y por último en su cúspide se encontraba el rey. 
Los señores feudales contaban con todo el control, desde el control de las mercancías, comida, hasta la justicia aplicable en el lugar.
La gente tenía su vivienda, su terreno y sus bienes, pero al mismo tiempo no. Todo les pertenecía a los señores feudales, quienes podían disponer de la propiedad cuando quisieran.

En pleno siglo XXI tenemos un país que utiliza las mismas prácticas de la Edad Media. Los que gobiernan, desde hace 18 años y medio, se sienten los dueños absolutos del territorio nacional, incluyendo todos sus recursos.
Leo es el signo asociado a la monarquía y no es casual que el mandatario que inició a gobernar Venezuela en 1999: Hugo Chávez Frías tuviese su Sol en ese signo.
El 2 de febrero de 1999, cuando se juramentó como el 56 presidente de la República de Venezuela (el Nodo Norte en Leo) se encontraba transitando sobre su Plutón natal, por lo que las “circunstancias” lo estaban obligando a cambiar. Oportunidad única de utilizar su poder para transformar a su país sin resentimientos, ni venganzas.
Ese ciclo nodal había empezado el 20 de octubre del 98 y duraría hasta el 7 de abril del 2000. Coincidió con unas elecciones presidenciales en diciembre del 98 y dos referéndums: uno el 25 de abril del 99 para pedir la sustitución de una constitución por una nueva y el otro el 15 de diciembre en donde se aprobó una nueva Constitución.
Han pasado 19 años desde entonces y otra vez el universo nos vuelve a abrir otro ciclo nodal en el eje Leo/Acuario que comenzará el próximo 9 de mayo hasta el 7 de noviembre del 2018.
Ahora al igual que en el 99, también se está hablando de una Nueva Constituyente. Es importante mencionar que los Nodos, cada vez que regresan a su posición inicial nos hablan de un cierre de ciclos kármicos.

ULTIMO CHANCE DEL NODO NORTE
Los Nodos son la intersección entre el recorrido aparente del sol (la eclíptica) y la órbita de la luna alrededor de la tierra y se mueven en sentido horario (por eso están siempre retrógrados). Ellos cada 19, 38, 57, 76 años (aproximadamente) vuelven a su posición inicial. El Nodo Norte y Sur están siempre a 180 grados. Por lo que cuando el Nodo Norte ingresa en el signo de Leo, el Nodo Sur ingresa en Acuario.
Leo y Acuario son signos fijos y aun cuando representan las dos caras de una misma moneda la diferencia está en que cuando el Nodo Norte está en Leo prevalece la voluntad y no soportamos que nada ni nadie nos corte las alas o nos esclavice. Tenemos más confianza y menos miedo. El Nodo Norte en Leo nos invita a ser valientes y a guiarnos por nuestro corazón.
El Nodo Sur en un signo de Aire como Acuario, está más relacionado con lo colectivo, con lo revolucionario. Es el momento de abandonar creencias dogmáticas que lo único que logran es enriquecer a unos pocos.
El Nodo Norte en un signo de fuego es como una luz que nos hará ver cosas que no creíamos que existían y el “darnos cuenta” que no se puede desvalorizar a nadie porque los que hoy están abajo pueden estar pronto arriba.
El fuego de Leo puede darnos calor, pero también puede quemarnos y destruir todo lo que toca. Nos regala fuerza, carácter, voluntad, suceso, pero por otro lado nos puede hacer perder ocasiones por orgullo o presunción. La agresividad, la destrucción, la imposición, los juegos de poder son la cara negativa del León.
El Nodo Norte necesita del Nodo Sur, se deben complementar y estar en equilibrio. No puede encenderse una llama (fuego astrológico) sin oxígeno (aire astrológico).
En la Historia venezolana hay innumerables eventos en donde tuvimos situaciones en donde la energía de los Nodos en LEO/ACUARIO nos trajo miseria, desolación o progresos y oportunidades.

GUERRA FEDERAL: Pueblo contra pueblo
En el siglo XIX, la Guerra Federal comenzó justamente cuando el Nodo Sur ingreso en el signo de Leo: febrero de 1859. Fue una lucha entre dos tendencias políticas enfrentadas: federalismo vs centralismo. En ese momento el planeta Neptuno, al igual que ahora se encontraba transitando en Piscis sobre el Plutón de la carta natal de Venezuela.
Los protagonistas de la Guerra Federal fueron Ezequiel Zamora y Juan Crisóstomo Falcón, por el lado liberal, y José Antonio Páez, por el bando del gobierno conservador.
En estos momentos, en Venezuela estamos viviendo enfrentamientos parecidos a los del siglo XIX; además de tener a un mandatario que utiliza el nombre de Zamora para darle un estatus a los militares, a través de un plan que le da armas a los colectivos y miembros de milicias bolivarianas como fuerzas de choque contra los manifestantes de la oposición venezolana.
Ezequiel Zamora termina muerto de un disparo en la cabeza, el 10 de enero de 1860, debido a una traición de alguien que estaba en su mismo bando.
Aquí podemos ver un uso indebido de egos para tener poder y control a toda causa, sin importar la destrucción del país y de sus líderes.


DEMOCRACIA REPRESENTATIVA Vs DEMOCRACIA PARTICIPATIVA
Un momento importante para Venezuela, en el siglo XX, donde se le dio un buen uso a la energía de los Nodos en LEO/ACUARIO fue durante el gobierno de Isaías Medina Angarita. El nodo norte ingreso en Leo en noviembre del 42 y estuvo hasta abril del 44 fue un momento en donde se sembró el espíritu democrático en la conciencia del pueblo venezolano y se le dio protagonismo al colectivo nacional para tomar protagonismo decisivo en la lucha por la igualdad social.
Otra ocasión única del ingreso del Nodo en Leo fue en el Gobierno de Rómulo Betancourt, que coincidió con la primera visita oficial del presidente de los Estados Unidos a Venezuela: John Kennedy. En diciembre del 61 Betancourt firmó un programa de ayudas diseñado por el Gobierno estadounidense para contrarrestar el avance de la Revolución Cubana en la América Latina.

Ahora en el siglo XXI, tenemos de nuevo el ingreso Nodal en el eje LEO/ACUARIO, la misma posición que tiene Nicolás Maduro en su carta natal.  
Tenemos en Venezuela a muchos líderes que quieren mantener su cuota de poder, sin importarles la participación del pueblo.

Si queremos que los partidos que nos gobiernan tengan presente una Venezuela federal, descentralizada, que se desarrolle totalmente, necesitamos pensar y actuar de manera nacional, sin complicidades entre los que hacen negocios con los fondos públicos.
En la Constitución del 99 se habla de la democracia participativa en donde el pueblo está habilitado para manifestarse a través de referéndum o plebiscitos.
Nuestra Constitución es muy clara en su artículo 158 cuando habla de darle poder a la población para el ejercicio de la democracia, no para favorecer a los herederos de la monarquía.
El mensaje del Nodo Norte en Leo está muy claro o nos unimos o nos destruimos.
Leo es la voluntad, Acuario es la libertad. La libertad es como el aire, nos damos cuenta de lo que vale cuando nos falta y un pueblo la obtiene cuando está dispuesto a luchar.


DIOS BENDIGA A VENEZUELA Y A LOS VENEZOLANOS!!

3 comentarios:

  1. como siempre muy buen análisis astro-historiográfico Enriqueta, muchas gracias...

    ResponderEliminar
  2. Yo encuentro siempre tus estudios de la Historia integrando la Atrología excepcionales porsu claridad y equilibrio.Q la llama de la Liertad nos plene sin arer troya.Los venezolanos te los agradecemos.Es justo decirlo.

    ResponderEliminar
  3. Naría Clemencia Marín Díaz Muy clara la aspectación Histórica narrada. Ojalá podamos apreciar el Nodo Norte con equilibrio, para no quemarnos y destruirnos

    ResponderEliminar